Ruta de 2 días por los kasbahs de Marruecos

20.2.17 2 Comments A+ a-


Los kasbahs, palabra que en árabe significa "Ciudadela", son conjuntos arquitectónicos amurallados y construidos con barro y adobe. Con ellos, el objetivo de los pueblos bereber no era más que defender sus hogares, sus cosechas, sus provisiones de comida y sus palmerales de los invasores.

En Marruecos la mayoría de los kasbahs se encuentran en estado de ruina, aunque varios se han comenzado a conservar gracias al Ministerio de Turismo, lo que conlleva el pago de una entrada en algunos de ellos.

Esta fue la ruta que hicimos por algunos de los principales kasbahs de la zona:

     

Tras dejar atrás Marrakech, nos adentramos en la cordillera del Atlas a través de la carretera N9. El paisaje es realmente bonito y ya se comienzan a ver algunos pueblecitos construidos con adobe.
Pueblos de adobe en Marruecos

Llegamos a un tramo con más curvas a 2260 metros de altura. Nos encontramos en el puerto de montaña Tizi N'Tichka, el más alto de Marruecos.
Tizi N'Tichka, Marruecos

Pasado este puerto de montaña, encontraremos un desvío a la izquierda que nos llevará a Telouet, el primer kasbah que visitamos. Hasta este desvío tardamos unas 2 horas en llegar.

La carretera hasta Telouet nada tiene que ver con la anterior. Un camino lleno de baches, piedras y gravilla te espera durante 20 km, pero es posible hacerlo con un coche normal siempre que vayas con un poco de cuidado. Tardamos en hacer este recorrido unos 45 minutos.

Una vez pasado el pueblo de Telouet, llegaremos hasta su kasbah, para la que hay que pagar entrada (ver gastos al final). Son un poco pesados con querer guiarte por su interior, cosa que no es necesaria. El truco: hacerte el loco.
Kasbah de Telouet, Marruecos

Lo primero que sorprende de este kasbah es su mal estado de conservación, hay zonas que se caen a trozos. Pero creedme que no hay que subestimar su exterior y que merece la pena entrar! Tras recorrer su interior y subir varios niveles, de repente aparece una puerta. Tras cruzarla sentirás que no estás en ese sitio ruinoso que acabas de recorrer, ya que una preciosa y espectacular sala se abre ante ti.
Kasbah de Telouet, Marruecos

Interior del kasbah de Telouet, Marruecos

A partir de aquí solo tienes que recorrer los diversos pasillos de la estancia, que te irán llevando a otras salas igual de ornamentadas que la anterior.
Interior del kasbah de Telouet, Marruecos
Interior del kasbah de Telouet, Marruecos
Interior del kasbah de Telouet, Marruecos
Vistas desde el interior del kasbah de Telouet, Marruecos

Tras visitar Telouet, nos dirijimos hasta Aït Ben Haddou, el kasbah más famoso. Aquí cometimos un error, y deshicimos el mismo camino que habíamos hecho para volver a coger la N9. Habíamos leído en varios blogs que el tramo de carretera que une Telouet con Aït Ben Haddou solo puede hacerse en 4x4, pero más tarde supimos que esa carretera está recién renovada y que no hay ningún problema. Además, parece ser que atraviesa un paisaje precioso!

El camino hasta Aït Ben Haddou por la N9 es igualmente bonito. Una sucesión de pueblos de adobe nos acompañó durante todo el trayecto, con un paisaje rojizo como telón de fondo.
De camino a Ait Ben Haddou, Marruecos

De camino a Ait Ben Haddou, Marruecos

De camino a Ait Ben Haddou, Marruecos


Una hora después estábamos en Aït Ben Haddou. Habrás visto este lugar en infinidad de películas y series, como Gladiator, Lawrence de Arabia o Juego de Tronos. Fue declarado Patrimonio Mundial por la Unesco en el 1987, y realmente se lo merece. Se trata de un ksar, es decir, un conjunto de kasbahs rodeados por una muralla, muy bien conservados.

Aprovechamos para hacer el check-in en nuestro hotel, el Bagdad Cafe, que como ya os conté en el post sobre mi ruta por Marruecos está genial. Su amable dueño nos contó el truco para entrar gratis a Aït Ben Haddou, que os cuento más adelante. Mi recomendación es que la visita se haga por la tarde, ya que no encontramos prácticamente nada de turismo. Incluso muchas tiendas de artesanías estaban ya cerradas. En cambio, según dicen, durante la mañana el lugar se abarrota de gente.

Lo primero que debes hacer es dirigirte hacia la parte trasera del Bagdad Cafe, donde se encuentra el mirador con las mejores vistas a Aït Ben Haddou.
Vistas de Ait Ben Haddou, Marruecos


Después, la única manera de llegar hasta él es atravesando el río, para lo que hay una serie de sacos de tierra para pasar por encima. Hay 3 puertas de entrada: 2 privadas en las que se paga y una pública gratuita. Una vez atraviesas el río, te empezarán a hacer señas y te dirán que la única forma de entrar es a través de las puertas privadas. Tú te haces el loco y te diriges hacia la derecha, donde tendrás que rodear una zona de matorrales. En algún momento verás que aparece un camino, que te llevará directamente hasta la puerta pública.
Entrada pública a Ait Ben Haddou, Marruecos

Adentrarse por el entramado de calles de este ksar hace que parezca que estás dentro del escenario de alguna película. Es realmente muy bonito! Subimos hasta su punto más alto, el granero, desde dónde se tienen vistas de toda la muralla y de los valles de alrededor. Un paisaje precioso!
Vistas desde lo alto de Ait Ben Haddou, Marruecos

Vistas desde lo alto de Ait Ben Haddou, Marruecos

Al día siguiente no teníamos muy claro que hacer. Nuestra idea era llegar a Ouarzazate y continuar hasta algunos de los kasbahs del Valle del Draa, pero en el hotel nos insistían que si ese mismo día queríamos llegar a Marrakech, eran demasiados kilómetros. Aún así, decidimos seguir adelante con nuestra idea, que al final no resultó ser tan locura. Si no quieres arriesgarte a ir tan lejos, una opción muy cercana a Aït Ben Haddou es el Oasis de Fint, un oasis de palmeras en medio de un paisaje desértico. Para conseguir las mejores vistas, debes ir a la terraza del restaurante "La Terrasse des Délices Rachiol".

Desde Aït Ben Haddou nos dirigimos dirección Ouarzazate, y tras pasar varios estudios de cine y algunos kilómetros, nos adentramos en el Valle del Draa. El árido paisaje de esta carretera, siguiendo el curso del río Draa, me recordó en algún momento a los colores del Grand Canyon. Como curiosidad, esta zona es la mayor productora de dátiles de Marruecos, y muchos de los que comemos provienen de aquí.
Valle del Draa, Marruecos

Llegamos hasta Agdz, que también tiene kasbah, pero como nos estaba costando encontrarlo nos dirigimos hacia el siguiente, Tamnougalt. Hasta aquí tardamos 1h45 en llegar desde Aït Ben Haddou. Nos dirigimos hacia el párquing, que encontramos por las señas que un señor nos hacía, sino lo hubiéramos pasado de largo. En Tamnougalt ya lo tienen montado para que hagas la visita con guía, pero puedes regatear el precio. Primero nos pidieron 50 dirhams por cabeza (4.6€), y lo bajamos a 25 dirhams (2.3€).
Kasbah de Tamnougalt, Marruecos

Kasbah de Tamnougalt, Marruecos

Kasbah de Tamnougalt, Marruecos

El ksar de Tamnougalt merece mucho la pena. Aunque su estado de conservación no es el mejor, aún se pueden ver sus torres y sus paredes decoradas, todo esto rodeado por el verde de las palmeras. Aquí viven algunas familias, por lo que agradecimos tener un guía para entrar a visitar una de ellas, a la que le dimos 15 Dirhams por persona por dejarnos entrar. Es curioso como ves que viven con lo mínimo, pero aún así tienen iPhone, con el que no paran de hacerte fotos "disimuladamente". Eso sí, a ti no te dejan hacerles fotos a ellos! Recorrimos el interior de la casa, vimos como estaban preparando la carne para guisarla y como cocinaban pan en el horno, que nos dejaron probar. Realmente la experiencia fue muy buena.
Interior de una casa en el kasbah de Tamnougalt, Marruecos

Kasbah de Tamnougalt, Marruecos

Tras recorrer las distintas calles del ksar, dimos también un paseo por el palmeral de Tamnougalt (pago a parte), repleto de dátiles.
Palmeral de Tamnougalt, Marruecos

Palmeral de Tamnougalt, Marruecos
Vistas del kasbah de Tamnougalt desde su palmeral, Marruecos

Desde Tamnougalt recorrimos el camino de vuelta para visitar Ouarzazate, concretamente su kasbah Taourirt, uno de los mejor conservados de la zona. Tardamos 1h15 en llegar.
Kasbah de Taourirt en Ouazarzate, Marruecos
Kasbah de Taourirt en Ouzarzate, Marruecos

Este kasbah se alza como si fuera un castillo rojizo, con su fachada en perfecto estado de conservación y con algunas salas de su interior bellamente decoradas. Como es habitual, se te ofrecerán para guiarte por el interior. Nosotras lo visitamos por nuestra cuenta, pero es cierto que es un auténtico laberinto de escaleras y salas. Al final no recuerdas si has pasado por el mismo lugar o no, y seguramente nos dejamos algunas estancias sin recorrer.

Interior del kasbah de Taourirt en Ouzarzate, Marruecos

Interior del kasbah de Taourirt en Ouzarzate, Marruecos

Interior del kasbah de Taourirt en Ouzarzate, Marruecos

Interior del kasbah de Taourirt en Ouzarzate, Marruecos
Kasbah de Taourirt en Ouzarzate, Marruecos

A partir de aquí, nos dirigimos de vuelta a Marrakech, con 4h de carretera por delante y con la aventura de conducir por el interior de la ciudad!

GASTOS 

Los gastos por persona de la ruta de 2 días por los kasbahs de Marruecos fueron de 90.8€, desglosados en:

- Alquiler de coche 2 días: 35€
- Gasolina: 21,80€
- Kasbah Telouet: 20 Dirhams (menos de 2€)
- Hotel Bagdad Cafe con desayuno (1 noche): 18,45€
- Cena en hotel Bagdad Cafe: 50 Dirhams (4,65€)
- Guía para Tamnougalt: 25 Dirhams (2,3€)
- Entrada casa en Tamnougalt: 15 Dirhams (1,4€)
- Paseo por el palmeral de Tamnougalt: 10 Dirhams (0,9€)
- Entrada kasbah Taourirt: 20 Dirhams (1,85€)
- Comida en Ouazarzate: 27,5 Dirhams (2,55€)

Si quieres saber más sobre Marruecos, pincha aquí

Recuerda que pinchando aquí puedes hacer tu reserva en Booking.com y  pinchando aquí tendrás 35€ de descuento en tu primera reserva con Airbnb!!

Necesitas un seguro de viajes con una buena cobertura? Por ser lector de mi blog tendrás un 5% de descuento en tu seguro MONDO! Solo tienes que pinchar en la siguiente imagen para contratarlo:

Soy Irene, farmacéutica de formación y adicta a viajar. Mi próximo objetivo es recorrerme el mundo durante varios meses, sin prisas. De momento, me conformo con exprimir al máximo esos 30 días de vacaciones al año y escribir en este blog mis experiencias viajeras, normalmente con la mochila a los hombros. Así que... bienvenid@ a mi mundo! Espero que te guste!

2 comentarios

Write comentarios
martes, 28 febrero, 2017 delete

Pese a las veces que he ido a Marruecos, aún me queda pendiente esta zona...¡Genial el artículo!

Reply
avatar
martes, 28 febrero, 2017 delete

Hola Maribel!! Gracias por tu comentario.

Pues ya tienes razón para volver otra vez, te prometo que vale la pena!

Un saludo!

Reply
avatar