Entre selva, playas y monos narigudos en el Parque Nacional de Bako (Isla de Borneo, Malasia)

24.1.17 0 Comments A+ a-


El Parque Nacional de Bako es uno de los más conocidos de la isla de Borneo, aunque es uno de los más pequeños de Malasia, con sus 27 km cuadrados. Lo que llama la atención de este parque es su variedad de paisajes tan distinta: manglar, selva y playas solitarias se mezclan a cada paso. También podemos encontrar diversos animales, a destacar los monos Proboscis o narigudos, macacos y jabalíes barbudos, y numerosas especies vegetales, como las plantas en jarra.
Mono Proboscis en el Parque Nacional de Bako, Borneo (Malasia)
Cerdo barbudo de Borneo en el Parque Nacional de Bako, Malasia

El problema que tiene este parque es que se nota que es público y, a diferencia de lo que encontramos en el Gunung Mulu, su estado de conservación no es el mejor. Durante nuestra visita (agosto 2016), la mitad del parque estaba cerrado por mantenimiento y era imposible realizar muchos de los trekkings que te llevan a playas más lejanas. Según nos contaron, estaban acondicionando los caminos de esta parte del parque porque algunos turistas se habían perdido. El problema es que he leído blogs que decían los mismo en el año 2013, por lo que la cosa va para largo.
Parque Nacional de Bako (Borneo, Malasia)

Es importante que sepas que está totalmente prohibido bañarse en sus playas, ya que existe el peligro de que seas devorado por un cocodrilo. Sí, el agua de sus playas es pantanosa ya que el parque se encuentra justo en la desembocadura de un río. Esto no se menciona en la Lonely Planet, con lo preparada que fui yo con mi biquini...

Qué hacer en Bako? Trekkings

Hay casi 20 rutas de senderismo para hacer por el interior del parque, algunas cortas y otras de más de 1 día, y todas bien señalizadas. Aquí puedes ver todo el listado de trails, con la distancia y el tiempo necesario para completarlos.
Trekkings en el Parque Nacional de Bako (Borneo, Malasia)

Las caminatas suelen ser cansadas ya que caminas a través de la pura selva, sorteando las enormes raíces de los árboles. Esto, junto con la gran humedad y la solana que pega en los tramos descubiertos, hacen que acabes más agotado de lo normal. Por este motivo, ves con suficiente agua, ya que créeme que la vas a necesitar. Nosotros, ya de vuelta de una excursión, nos encontramos por el camino con un chico deshidratado tirado en el suelo, por lo que tuvimos que darle el agua que nos quedaba.
Trekkings en el Parque Nacional de Bako (Borneo, Malasia)

Para todas las excursiones que hagas, tendrás que registrarte en la oficina central, diciendo qué trekking vas a hacer y a que hora aproximada vas a llegar. A tu vuelta tendrás que pasar a firmar conforme has llegado. Y no olvides otra cosa... el repelente de mosquitos!!

Estos son los trails que hicimos, por orden de llegada al parque:

Trail nº 7: Tajor Waterfall y Tajor Beach (4 horas ida y vuelta)

Caminata larga, la mayor parte de ella por el interior de la selva pero con largos tramos a pleno sol. Me sorprendió que para la cantidad de gente que visita este parque, apenas nos cruzamos con personas durante el recorrido. Hacia el final del trayecto se encuentra la Tajor Waterfall, en la que muchos se pegan un baño. Aquí vimos una tortuga de río, muy curiosa con su cabeza puntiaguda.
De camino a la Tajor Waterfall en Parque Nacional de Bako (Borneo, Malasia)
Tajor Waterfall en el Parque Nacional de Bako (Borneo, Malasia)
Tortuga en al Tajor Waterfall del Parque Nacional de Bako (Borneo, Malasia)

La última bajada a la playa Tajor es bastante pronunciada, sobre todo te acuerdas de ella cuando tienes que subirla a la vuelta. Estuvimos en ella completamente solos, disfrutando de un tremendo paisaje!
Playa Tajor en Parque Nacional de Bako (Borneo, Malasia)
Playa Tajor en Parque Nacional de Bako (Borneo, Malasia)

T. Assam Beach

Esta es la playa principal del parque, en la que se encuentran las oficinas centrales y los alojamientos, pero no por ello pierde su encanto. Paseamos al atardecer hasta su extremo, con unas formaciones rocosas especialmente bonitas. En esta playa además es muy fácil ver a monos narigudos saltando de un árbol a otro, justo al amanecer y al atardecer.
Playa T. Assam en Parque Nacional de Bako (Borneo, Malasia)
Playa T.Assam en Parque Nacional de Bako (Borneo, Malasia)
Mono Proboscis en Parque Nacional de Bako (Borneo, Malasia)
Atardecer en T. Assam en el Parque Nacional de Bako (Borneo, Malasia)

Trail nº 3: Teluk Paku (2 horas ida y vuelta)

Realizamos este trekking a las 7 de la mañana, cuando se supone que hay más vida animal. No vimos absolutamente nada durante el camino, pero al final nos esperaba Teluk Paku, un pequeña pero preciosa playa para nosotros solos. Aquí estuvimos un buen rato observando a las nutrias como nadaban en el mar.
Teluk Paku en Parque Nacional de Bako (Borneo, Malasia)
Teluk Paku en Parque Nacional de Bako (Borneo, Malasia)
Nutrias en Teluk Paku en Parque Nacional de Bako (Borneo, Malasia)

Trail nº 5 y 6: Teluk Padan Besar y Teluk Padan Kecil (3 horas ida y vuelta)

Este trekking lo hice yo sola, y no tuve problema para encontrar los caminos. Ahí se nota que las señalizaciones son buenas, ya que la orientación no es mi fuerte. Esta ruta te lleva a 2 de las playas más famosas del parque por un camino bastante embarrado (la primera parte es compartido con el trail nº 7 a Tajor Beach).

Las playas y el paisaje son increíbles, bien merece la pena la caminata. A Padan Besar no se puede bajar y te tienes que conformar con verla desde lo alto del acantilado, pero si te quedan fuerzas sí que puedes hacerlo a Padan Kecil, la más conocida de las playas de Bako.
Padan Besar en Parque Nacional de Bako (Borneo, Malasia)
Padan Kecil en Parque Nacional de Bako (Borneo, Malasia)


Alojamiento

El alojamiento en Bako es muy básico. La humedad reina en las habitaciones y hace años que les hace falta una reforma. Suerte de mi saco sábana, hasta dormí con la cabeza metida en él para no rozar las sábanas! Pese a esto, merece la pena quedarse al menos una noche dentro del parque, ya que de otra manera la visita es demasiado fugaz.

La reserva es un poco tediosa. Debes hacerla a través de este enlace y con bastante antelación, ya que el alojamiento es limitado y suele llenarse rápido. Al cabo de unos días, te contestarán para comunicarte si hay sitio disponible en el tipo de lodge que has elegido. Si hay, deberás hacer el pago por adelantado, si no hay, tendrás que volver a hacer la reserva en otro lodge.

Nosotros estuvimos en el Forest Lodge tipo 5 con terraza, dónde compartimos el baño y los mosquitos gigantes que lo amenizaban con la habitación de al lado.
Alojamiento en Parque Nacional de Bako (Borneo, Malasia)


Cómo llegar y salir

Llegar desde Kuching es muy sencillo. Tienes que coger el autobús nº 1 de color rojo (pasa cada hora), que tarda unos 50 minutos en llegar a la parada de lanchas. No hay otra manera de llegar al parque si no es en lancha, ya que no hay conexión por tierra.
En la parada de barcos es donde tendrás que registrarte, enseñar tu reserva de alojamiento si la tienes, pagar la entrada al parque y lo que cuesta el trayecto de ida y vuelta en lancha. El recorrido en lancha, bastante bonito, dura unos 25 minutos.
Para salir del parque, tendrás que apuntarte en las oficinas centrales en uno de los viajes programados.
De camino al Parque Nacional de Bako (Borneo, Malasia)
De camino al Parque Nacional de Bako (Borneo, Malasia)

Gastos por persona

Estos son los gastos por persona durante 2 días en el Parque Nacional de Bako: 35,80€

- Autobús Kuching - parada de lanchas - Kuching: 7 RMN (1,60€)
- Lancha al parque ida y vuelta: 40 RMN (9,30€)
- Entrada parque: 20 RMN (4,65€)
- Alojamiento en Forest Lodge tipo 5 con terraza (1 noche): 50 RMN (11,60€)
- Desayuno: 7,5 RMN (1,75€)
- Cena tipo buffet: 26 RMN (6€)
- Agua: 4 RMN (0,9€)

Si quieres saber más sobre Malasia, pincha aquí.

Y recuerda que pinchando aquí puedes hacer tu reserva en Booking.com y  pinchando aquí tendrás 30€ de descuento en tu primera reserva con Airbnb!!

Soy Irene, farmacéutica de formación y adicta a viajar. Mi próximo objetivo es recorrerme el mundo durante varios meses, sin prisas. De momento, me conformo con exprimir al máximo esos 30 días de vacaciones al año y escribir en este blog mis experiencias viajeras, normalmente con la mochila a los hombros. Así que... bienvenid@ a mi mundo! Espero que te guste!