Los pueblos más bonitos de Catalunya en la provincia de Girona

18.11.15 0 Comments A+ a-



Escapar de la rutina en Catalunya es fácil, ya que repartidos por todo su territorio podemos encontrar infinidad de pueblos que nos permiten transportarnos en el tiempo. Ya sea situados entre montañas o al lado de la costa, podemos disfrutar de pueblecitos medievales, castillos, fortalezas, callejuelas empedradas o casitas blancas apiñadas en la orilla del mar.
En este post he recopilado algunos de los pueblos más bonitos de Cataluña en la provincia de Girona. No están todos, claro está, así que espero en un futuro poder completar esta lista a medida que vaya visitando los que me quedan pendientes. Me recomendarías alguno en especial?

Peratallada

Callejuelas y casitas empedradas, arcos, enredaderas trepando por las fachadas, un castillo, una iglesia románica... Todo esto es lo que puedes encontrar en uno de los pueblos medievales más bonitos y mejor conservados de Catalunya. Ubicado en el Baix Empordà, este pueblecito amurallado fue declarado Conjunto Histórico-Artístico en 1975. Paseando por sus tranquilas calles parecerá que estás dentro de un cuento, así que lo mejor que puedes hacer es perderte por ellas y descrubrir sus bonitos detalles.
Calles de Peratallada, Catalunya
Muralla de Peratallada, Catalunya
Calles de Peratallada, Catalunya

Cadaqués

Cadaqués es quizás el pueblo de la Costa Brava con más encanto, por ello no es de extrañar que en verano los turistas lo invadan. Pese a esto ha sabido mantener su esencia: un acúmulo de casitas blancas con su iglesia dominando el paisaje, y todo esto rodeado de verdes montañas y del mar. Pasear por sus callejuelas es una delicia, contemplar las barquitas de pescadores ancladas en la playa o simplemente sentarse en una terraza y disfrutar del ambiente. Y no olvidemos que aquí vivió el mismísimo Salvador Dalí, por lo que se puede completar la visita en su casa-museo de Portlligat.
Cadaqués, Catalunya
Cadaqués, Catalunya
Calles de Cadaqués, Catalunya

Besalú

Sin duda alguna la imagen más característica de Besalú, un pueblecito situado en la comarca de La Garrotxa, es su magnífico puente fortificado. Solo por ver la estampa de este puente románico de 125 metros y 7 arcos desembocando en un sinfín de callejuelas y casitas medievales merece la pena llegar hasta aquí. Pero no dudes en cruzarlo! Porque te espera un lugar también declarado Conjunto Histórico-Artístico, en perfecto estado de conservación, lleno de calles empinadas y que parece sacado de una postal.
Besalú con su  puente fortificado, Catalunya
Puente fortificado de Besalú, Catalunya
Besalú, Catalunya
Monasterio de Sant Pere de Besalú, Catalunya

Calella de Palafrugell

Otro obligatorio de la Costa Brava es Calella de Palafrugell, un pueblecito de pescadores que parece sacado de un cuadro. Sus casas blancas apiñadas, las barcas de colores reposando en la arena, las famosas arcadas en primera línia de mar... Todo en Calella es encantador! No dudes en coger el Camí de Ronda y disfrutar del maravilloso paisaje de acantilados y diminutas calas con agua cristalina, en las que con un poco de suerte podrás encontrarte tú solo.
Calella de Palafrugell, Catalunya

Pals

En la comarca del Baix Empordà encontramos Pals, otro ejemplo de pueblo medieval amurallado en perfecto estado de conservación. Situado en una colina rodeada de llanuras, nada más entrar lo que destaca es la cilíndrica Torre de las Horas, que formó parte de un castillo del que actualmente no queda más rastro. Después solo basta con perderse por sus callejones y descubrir rincones entre sus casas de piedra, floridas enredaderas por las paredes, arcos, pozos y tiendas encantadoras.
Iglesia de Sant Pere en Pals, Catalunya
Calles de Pals, Catalunya
Calles de Pals, Catalunya
Calles de Pals, Catalunya

Beget

Beget, situado en el Valle de Camprodón, parece que se ha detenido en el tiempo. Su posición un tanto remota y su acceso por una carretera de muchas curvas quizás tengan la culpa de esto. El pueblo lo forman unas cuantas casitas de piedra con balcones de madera, dos puentes que cruzan el río y el edificio principal, la iglesia de San Cristòfol. Con poco más de 10 habitantes, es de imaginar que se visite en muy poco tiempo, por lo que se puede complementar el día haciendo algún trekking por la Alta Garrotxa, una zona poco explorada.
Iglesia de San Cristòfol en Beget, Catalunya
Beget, Catalunya
Beget, Catalunya

Tossa de Mar

Es cierto que a Tossa de Mar ha llegado mucho el turismo, en verano pasear por sus calles ya no es la tranquilidad que debía ser tiempo atrás. Pero esto no quiere decir que la Vila Vella, la zona antigua de Tossa, sea una maravilla única. Este recinto amurallado con 7 torres está ubicado en una colina y domina sobre la Bahía de Tossa. En su interior nos esperan callejuelas empedradas, casitas de color ocre con macetas en sus ventanas, las ruinas de una iglesia gótica, un faro en lo alto y un ambiente que nos transporta a la era medieval.
Vila Vella de Tossa de Mar, Catalunya
Muralla de Tossa de Mar, Catalunya
Vila Vella de Tossa de Mar, Catalunya

Castellfollit de la Roca

La ubicación de este pueblecito es espectacular, nada más y nada menos que sobre una roca basáltica de 50 metros de altura que se originó gracias a la actividad volcánica de esta zona de La Garrotxa. Además, la acción de los ríos Fluvià y Turonell a lo largo del tiempo ha acabado poniendo la guinda al pastel. Paseando por sus calles se llega hasta un mirador situado en la plaza Josep Pla, pero lo mejor sin duda es contemplar este pueblo desde los alrededores. Sus casas colgantes parece que se vayan a caer de un momento a otro sobre el río!
Castellfollit de la Roca, Catalunya
Castellfollit de la Roca, Catalunya

Santa Pau

Cuando divisas la panorámica de Santa Pau a lo lejos ya sabes que es un lugar que te va a encantar. La silueta de su castillo dominando el paisaje, su interior medieval y sus alrededores forrados de verde hacen que este lugar sea de obligatoria parada si te encuentras en el Parque Natural de la Zona Volcánica de la Garrotxa. Un viaje en el tiempo que te llevará hasta su Plaza Mayor porticada y la iglesia de Santa María, su entramado de callejuelas, sus antiguas casas de piedra con persianas verdes o su castillo fortaleza. Aprovecha la visita y acércate a la Fageda d'en Jordà, un precioso bosque de hayedos por el que es una delicia pasear.
Santa Pau, Catalunya
Iglesia Santa Maria de Santa Pau, Catalunya
Plaza Mayor Santa Pau, Catalunya
Alrededores de Santa Pau, Catalunya

Port de la Selva

Pese a ser la vecina de Cadaqués y quizás por la fama de ésta, Port de la Selva ha quedado un poco a su sombra. En pleno mes de junio puedes pasear tranquilamente por sus calles y disfrutar de un paisaje abrumador, en el que las montañas y el color verde se funden con el azul del mar. Su puerto pesquero es uno de los más importantes de la zona, por ello no es de extrañar que aquí se coma un pescado y marisco fresco buenísimo. No puedes irte de Port de la Selva sin visitar Sant Pere de Rodes, un monasterio románico anclado en una ladera de la montaña que ofrece unas vistas al Cap de Creus que te dejan boquiabierto.
Port de la Selva, Catalunya
Port de la Selva, Catalunya
Port de la Selva, Catalunya
Monasterio Sant Pere de Rodes, Catalunya

Soy Irene, farmacéutica de formación y adicta a viajar. Mi próximo objetivo es recorrerme el mundo durante varios meses, sin prisas. De momento, me conformo con exprimir al máximo esos 30 días de vacaciones al año y escribir en este blog mis experiencias viajeras, normalmente con la mochila a los hombros. Así que... bienvenid@ a mi mundo! Espero que te guste!