Kerrera, la isla de color verde y blanco

5.10.15 2 Comments A+ a-


La Isla de Kerrera, que forma parte de las Hébridas Interiores, está situada a muy pocos minutos en ferry desde la ciudad portuaria de Oban. La mayoría de viajeros toman Oban como base para descubrir algunas de las Hébridas Interiores más conocidas (Mull, Iona, Staffa y Lunga) dejando que Kerrera pase totalmente desapercibida.
Quizás gracias a esto Kerrera es como es. Es paz y soledad, apenas la habitan 30 personas y en un domingo en pleno mes de agosto tan solo nos encontramos con algunos senderistas que puedo contar con los dedos de las manos. Es verde, el color más habitual en Escocia no falta en ningún rincón de esta pequeña isla. Y es blanca, porque vida humana no hay demasiada, pero ovejas las hay a cientos y por todos lados.

La isla puede recorrerse entera a pie en una ruta circular que dura aproximadamente 6 horas, pero es posible realizar solo la mitad del recorrido siguiendo la ruta norte (9 km) o la ruta sur (11 km). La ruta sur, que es la que nosotros escogimos, aunque es más larga es más sencilla de seguir y nos llevó unas 4 horas.
Rutas por la isla de Kerrera
La única manera de llegar es cogiendo un pequeño ferry que cuesta £4,5 ida y vuelta y tarda unos 5 minutos. Desde Oban, debemos coger la carretera de la costa hacia el sur y recorrer aproximadamente 2 millas hasta llegar al párquing del ferry. El ferry es muy pequeño y tan solo transporta a 15 pasajeros por cada turno y tiene un horario establecido según la época del año. Podéis consultar los horarios y más información aquí.

Al bajar del ferry unas cuantas ovejas ya nos dan la bienvenida a Kerrera. Seguimos las señales que nos dirigen hacia Gylen Castle y enseguida llegamos a la primera bahía, conocida como "Big Horseshoe Bay", que nos ofrece unas bonitas vistas. En la siguiente, la "Little Horseshoe Bay", nos encontramos con un pequeño barco pesquero abandonado que le da un aire aún más especial al lugar, aunque más tarde comprobamos que encontrarse con este tipo de barcos no es algo tan extraño en Escocia.
Isla de Kerrera (Escocia)
Big Horseshoe Bay, Isla de Kerrera (Escocia)
Little Horseshoe Bay, Isla de Kerrera (Escocia)

Comenzamos a ascender una colina y llegamos a la parte más alta, el Upper Gylen, que nos permite tener unas vistas espléndidas de las pequeñas montañas onduladas y verdes de Kerrera. Comenzamos a descender poco a poco y el camino nos lleva hasta el Lower Gylen, dónde se encuentra la única casa de té de toda la isla. Algunas señales muy peculiares durante el camino nos habían abierto el estómago para probar alguno de sus pasteles, pero decidimos desviarnos hacia la izquierda antes de llegar y tomar el camino que lleva al Gylen Castle.
Upper Gylen, Isla de Kerrera (Escocia)
Señales a la casa de té, Isla de Kerrera (Escocia)

Esta es quizás la vista más espectacular de la isla: las ruinas del castillo anclado en el borde de los acantilados con el mar de fondo. Se puede llegar hasta él y subir las escaleras hasta el primer piso, dónde se puede apreciar la chimenea, el horno de pan y el lavabo, además de maravillarnos con las vistas a las islas de Seil, Scarba y Mull.
Camino hacia el Gylen Castle, Isla de Kerrera (Escocia)
Gylen Castle, Isla de Kerrera (Escocia)
Gylen Castle, Isla de Kerrera (Escocia)

A partir de aquí podemos volver a la casa de té o seguir por la bahía hasta incorporarnos de nuevo al camino y bordear la costa. Pasamos por delante de una casa con una curiosa tienda de jabones y otros productos de artesanía ubicada dentro de un viejo remolque.
Isla de Kerrera, Escocia
Tienda de artesanías, Isla de Kerrera (Escocia)

El camino, en ocasiones bastante embarrado, continua atravesando prados con ovejas y ofreciéndonos increíbles vistas de la costa de Kerrera hasta llegar a un punto en que gira para volver al ferry. Antes de este punto, quisimos desviarnos y aprovechar la marea baja para quedarnos lo más cerca posible del islote dónde se encuentra establecida una colonia de focas. Sin embargo, y aunque sabíamos que estaban allí, no tuvimos suerte y nuestra vista no alcanzó a verlas. Aún así, Kerrera ha sido una de las grandes sorpresas de este viaje!
Isla de Kerrera, Escocia
Isla de Kerrera, Escocia

Para saber más sobre Escocia, pincha aquí

Recuerda que pinchando aquí tendrás 15€ de descuento en tu reserva con Booking.com y pinchando aquí tendrás 35€ de descuento en tu primera reserva con Airbnb!!

Y si necesitas un seguro de viajes con una buena cobertura, por ser lector de mi blog tendrás un 5% de descuento en tu seguro MONDO! Solo tienes que pinchar en la siguiente imagen para contratarlo:

Soy Irene, farmacéutica de formación y adicta a viajar. Mi próximo objetivo es recorrerme el mundo durante varios meses, sin prisas. De momento, me conformo con exprimir al máximo esos 30 días de vacaciones al año y escribir en este blog mis experiencias viajeras, normalmente con la mochila a los hombros. Así que... bienvenid@ a mi mundo! Espero que te guste!

2 comentarios

Write comentarios
Angie
AUTHOR
lunes, 05 octubre, 2015 delete

Qué fotos tan bonitas! El detalle de las señales del salón de té me ha encantado, conmigo hubieran tenido una clienta asegurada :D Y la tienda en el remolque también es preciosa. Qué especial es Escocia. ¡Un abrazo!

Reply
avatar
lunes, 05 octubre, 2015 delete

Hola Angie!!

Muchas gracias!! Aún no se cómo puede resistirme a esas señales!! Imagina ir encontrándote tacitas y teteras de topos de colores por todo el camino... Y qué decir de la tienda en el remolque en medio de la nada!! Pensado todo para chicas, jejeje!

Un abrazo!

Reply
avatar