Recorriendo el Valle del Duero en el norte de Portugal



Recorrer el Valle del Douro, considerado Patrimonio Mundial por la Unesco, es una auténtica delicia y lo es más aún si eres un amante del vino. Aquí me encontré inmersa en un paisaje lleno de interminables terrazas de viñas donde se cultivan distintas variedades de uva.
Además se encuentran poblaciones como Amarante, Pinhão, Lamego o Peso da Régua, todos ellos rodeados de campos de viñas que cambian del verde al marrón según la época del año en el que los visites. Una ruta muy recomendable, con tramos extremadamente bonitos que en ocasiones me hacían dudar de si verdaderamente me encontraba en Portugal o de nuevo en La Toscana. 

Para nuestras vacaciones de Semana Santa del 2015, tuvimos la suerte de encontrar un chollo de billetes de avión a Oporto, así que aprovechamos para alargar la visita y recorrer durante 4 días el norte de nuestro país vecino. Para ello, contratamos con Interrent (la low cost de Europcar) un coche de alquiler que recogeríamos a nuestra llegada al aeropuerto. Para pagar los nuevos peajes que se han instalado a lo largo de las carreteras de Portugal, la compañía de alquiler de coches te instalará un aparato como el Teletac, por el que se tiene que pagar 1,85€/día. Con esto automáticamente los peajes van llegando a tu tarjeta de crédito y no te tienes que preocupar de nada más. Otra cosa a resaltar es que la gasolina en Portugal a día de hoy está bastante más cara que en España (1,50€/litro).




Nuestra primera parada fue Amarante, un pequeño pueblo ubicado a orillas del río Tâmega y con un centro histórico muy pintoresco. Lo más destacable aquí es el Puente de San Gonçalo y la iglesia con el mismo nombre, de los cuales se tiene una muy buena vista panorámica desde una de las orillas. 
Amarante

Amarante

A partir de aquí y a medida que avanzas por la carretera, las plantaciones de viñedos se hacen cada vez más abundantes. Paramos en Mesão Frio, un pueblecito que te ofrece una de las primeras panorámicas al famoso paisaje del Douro. Aquí encontramos unas señales a un mirador que seguimos indudablemente y desde el cuál pudimos disfrutar de unas vistas inmejorables.
Mesao Frio

Vistas desde el mirador de Mesao Frio

Continuamos hasta Lamego, con un bonito centro urbano en el que se encuentra un pequeño castillo. Aquí además visitamos el famoso santuario de Nossa Senhora dos Remedios, cuyos cuidados jardines y el entorno son lo que más merece la pena.
Nossa Senhora dos Remedios, Lamego

Este primer día lo terminamos en Peso da Régua, el punto central de la región y un buen lugar donde comprar vinos o realizar una cata. Aquí nos alojamos en uno de los mejores hoteles en los que he estado hasta ahora, el Casa do Romezal. Por 60€/noche (desayuno incluído) disfrutamos de una masía totalmente reformada, decorada con muy buen gusto y rodeada de viñedos, con una joven pareja propietaria encantadora y dónde comí el mejor pan hecho a mano que he probado hasta ahora.
Casa do Romezal (Peso da Régua)

Casa do Romezal (Peso da Régua)

El día siguiente lo comenzamos disfrutando de las geniales vistas que ofrece la carretera que lleva hasta el pequeño pueblecito de Pinhão, situado en una de las orillas del Duero y rodeado de plantaciones de viñedos. Aquí, además de degustar y comprar vinos, se puede visitar la estación de trenes decorada con azulejos azules y blancos.
Vistas desde la carretera a Pinhao

A partir de aquí dejamos atrás el Duero y cogimos una carretera que nos lleva a recorrer otra parte del valle, ofreciéndonos de las mejores vistas de todo el recorrido. Un paisaje con infinitas colinas llenas de terrazas que nos hacía querer parar en todo momento hasta el punto final: São João da Pesqueira. Aquí nos volvemos a encontrar con el Duero y subimos hasta el mirador de San Salvador du Mondo, desde donde se contempla perfectamente el paisaje y la presa de Valeira a lo lejos.
Valle del Douro

Valle del Douro

Valle del Douro


Vistas desde el mirador San Salvador du Mondo (Sao Joao de Pesqueira)

Para acabar el recorrido, nos dirigimos hacia Viana du Barragem pasando por encima de la presa de Valeria y terminamos la ruta en Tua, desde dónde pudimos disfrutar del paisaje desde una de las orillas del Duero y dónde puedes incluso mojarte los pies en él.
Tua

Y si quieres saber más del norte de Portugal...

Los 15 imprescindibles de Oporto

Los 6 pueblos más bonitos del norte de Portugal

Y recuerda que pinchando aquí puedes hacer tu reserva en Booking.com y  pinchando aquí tendrás 30€ de descuento en tu primera reserva con Airbnb!!

Soy Irene, farmacéutica de formación y adicta a viajar. Mi próximo objetivo es recorrerme el mundo durante varios meses, sin prisas. De momento, me conformo con exprimir al máximo esos 30 días de vacaciones al año y escribir en este blog mis experiencias viajeras, normalmente con la mochila a los hombros. Así que... bienvenid@ a mi mundo! Espero que te guste!

2 comentarios

Write comentarios
Mariana
AUTHOR
lunes, 10 abril, 2017 delete

¡Hola! ¿Eso cuánto tiempo os llevó? Sé que pones 4 días pero sólo hablas de un alojamiento, así que no estoy segura. Estoy pensando en hacerlo porque también tengo cuatro días pero igual da tiempo a más.
¡Gracias!

Reply
avatar
lunes, 10 abril, 2017 delete

Hola Mariana!!

Gracias por tu comentario. Mira en el Valle del Duero estuvimos 2 días, haciendo noche en el alojamiento que aparece en el post. Los otros 2 días los dedicamos a recorrer varios pueblos del norte de Portugal (tengo un post dedicado a los pueblos que visitamos). Además, estuvimos 2 días más visitando Oporto, ya que disponíamos de 6 días en total.

Espero haber aclarado tus dudas!

Un saludo!

Reply
avatar