Isla de Flores II: Wae Rebo, el remoto poblado Manggarai



Declarado Patrimonio Cultural por la Unesco en el 2012, Wae Rebo es un diminuto y remoto poblado de la cultura Manggarai. Está ubicado a unos 1.100 metros sobre el nivel del mar (por eso se le conoce como el pueblo por encima de las nubes) y ofrece unas vistas panorámicas sobrecogedoras.
Wae Rebo es el único poblado que aún conserva las características casas tradicionales conocidas como Mbaru Niang (casas tambor), con forma cónica y dispuestas de manera circular. Están construidas con hojas de palma o paja y en su interior tienen 5 plantas, todas ellas con su función.


Una cosa está clara, llegar a Wae Rebo no es fácil y requiere tiempo. La única forma de alcanzar este poblado es a pie y partiendo de Denge, en una caminata que nos llevó unas 2h40 a la ida y 1h50 a la vuelta. Para llegar a Denge desde Labuan Bajo tardamos 5h en coche con conductor, atravesando carreteras estrechísimas y llenas de baches en medio de la noche. Aún así, es un lugar único e increíble que recomendaría a cualquiera que visitara la isla de Flores.
Vistas de Wae Rebo antes de llegar

El alojamiento en Denge es muy limitado, así que tras buscar y buscar vimos que la única posibilidad era alojarnos en casa de un señor llamado Blasius Monta, muy conocido en el pueblo por organizar los trekkings a Wae Rebo. La parte buena es que está justo al lado del comienzo del camino a Wae Rebo; lo malo... la casa y las habitaciones son horribles, además de sucio y poco cuidado. Darse una ducha allí es totalmente impensable! La noche, con cena y desayuno nos costó 200.000/pax (13€). La forma de contacto con él es a través de sms y su número es el +6281339350775. Una alternativa que vimos de alojamiento, a unos 30 min en coche desde Denge, es el Wae Rebo Lodge. No tengo ni idea de sus precios pero tiene mejor pinta que la casa de Blasius. 

Para llegar a Wae Rebo es obligatorio contratar un guía que te acompaña durante todo el trayecto por 150.000 Rp (9,80€). El trayecto no es demasiado cansado y discurre casi en todo momento por el interior del bosque, aunque hay tramos con muy buenas vistas a las montañas.
Paisajes durante la ruta a Wae Rebo

Nada más llegar al poblado, lo primero que tuvimos que hacer fue dirigirnos a la casa que está justo en medio de las 7, que es la de mayor tamaño y es donde se realizan las ceremonias y rituales. Allí, un señor muy mayor nos hizo una ceremonia de bienvenida al poblado y le pagamos las 40.000 Rp (2,6€) de donación obligatorias. Según las creencias de esta cultura, hasta que no te realizan esta ceremonia, no está permitido que los visitantes hagan ninguna foto al poblado ya que lo consideran un insulto para sus antecesores.
Ceremonia de bienvenida en Wae Rebo

Después de la ceremonia nos dirijimos hacia la casa de los huéspedes, dónde nos invitaron a un té y pagamos las 100.000 Rp/pax (6,5€) que cuesta visitar el poblado. Es aquí dónde más tarde también nos invitaron a comer, un plato a base de verduras, arroz y una especie de croquetas muy bueno! 
Casa de los huéspedes en Wae Rebo

Dedicamos un buen rato a pasear por el poblado y sus alrededores, contemplando la vida diaria de sus habitantes. La mayoría de ellos trabajan en sus propios huertos cultivando vegetales y recogiendo granos de café, que más tarde esparcen en grandes telas para secarlos al sol. También es común ver a las mujeres tejiendo y lavando sus telas tradicionales y a los niños y perros corrotear.
Wae Rebo
Wae Rebo
Wae Rebo
Wae Rebo desde sus alrededores

Lo más recomendable por lo que oímos, es hacer noche en Wae Rebo y dormir en la casa de los huéspedes junto con otros viajeros, en una especie de esterilla de mimbre en el suelo. El precio es de 250.000 Rp/pax (16€).
Nosotros, por falta de tiempo, decidimos volver el mismo día a Denge. Desde allí y tras 3 horas en coche contemplando paisajes muy variados, llegamos a Ruteng para hacer noche. El hotel más recomendable de este pueblo es un convento de monjas llamado Kongregasi Santa Maria Berdukacita, pero ese día no había disponibilidad. Sin embargo, fuimos a nuestra segunda opción: el hotel Sindha. Tras rechazar la habitación standard (daba miedito) resultó que la habitación superior estaba genial por 500.000 Rp (32€) con desayuno incluido. 
Paisajes de la isla de Flores

Ir a Flores I: de Labuan Bajo a Denge                                                                                
Ir a Flores III: descubriendo los poblados Ngadas

Recuerda que pinchando aquí puedes hacer tu reserva en Booking.com y  pinchando aquí tendrás 30€ de descuento en tu primera reserva con Airbnb!!

Y si necesitas un seguro de viajes con una buena cobertura, por ser lector de mi blog tendrás un 5% de descuento en tu seguro MONDO! Solo tienes que pinchar en la siguiente imagen para contratarlo:

Soy Irene, farmacéutica de formación y adicta a viajar. Mi próximo objetivo es recorrerme el mundo durante varios meses, sin prisas. De momento, me conformo con exprimir al máximo esos 30 días de vacaciones al año y escribir en este blog mis experiencias viajeras, normalmente con la mochila a los hombros. Así que... bienvenid@ a mi mundo! Espero que te guste!

3 comentarios

Write comentarios
jueves, 05 marzo, 2015 delete

¡Me ha encantado en pueblecito! ME gustan muchos los sitios remotos. En septiembre voy a Indonesia y me lo apunto como posible destine :)

Reply
avatar
viernes, 06 marzo, 2015 delete

Muchas gracias!!! Pues si te gustan los sitios remotos este sin duda es el lugar ideal!
Cualquier cosa que necesites ya sabes donde encontrarme.

Un saludo!

Reply
avatar
alex gubo
AUTHOR
viernes, 06 marzo, 2015 delete

Que buena pinta tiene este pueblo!!! ;)

Reply
avatar