Rincones de la Costa Brava: Cala Golfet



Las calas recónditas, los paisajes, los 7 parques naturales y los pintorescos pueblos de pescadores hacen que la Costa Brava sea mi lugar preferido de Catalunya. Por todo lo que tiene por ofrecer, cada año es visita obligada por mi parte y siempre intento encontrar nuevos sitios a los que ir.
Este verano le ha tocado el turno a Cala Golfet, en Calella de Palafrugell. A diferencia de Cala Canadell o Cala Port-bo, Cala Golfet se encuentra bastante alejada del pueblo y por lo tanto es menos visitada.
A parte de su situación privilegiada, toda ella está rodeada de vegetación exhuberante y de un paisaje rocoso que la resguardan de la Tramuntana. Su agua, aunque fresquita, es totalmente turquesa y transparente y es un buen lugar donde realizar snorkel.
Tiene una longitud de 75m y una anchura de 20m, por lo que es mejor evitar los meses fuertes de verano si no te quieres sentir como una sardina en lata. La arena es dorada y de piedrecitas y como os imaginareis no existe ningún tipo de servicio. 
Cala Golfet



Cala Golfet

Cala Golfet

 ¿Cómo llegar? Tenemos dos opciones. Una vez entramos en el pueblo de Calella, seguimos los carteles donde indica "platges" hasta llegar a la indicación de "Cala Golfet". Llegaremos a la urbanización con el mismo nombre, donde tenemos que bajar unas escaleras que te llevan directamente al camino de ronda que dirige a la playa. Es muy característica una gran roca que hay justo en la entrada a la playa. También podemos llegar desde el centro urbano de Calella siguiendo durante unos 30min el camino de ronda, muy recomendable de realizar por el paisaje y porque vas encontrando pequeñas calitas de rocas donde puedes bañarte prácticamente solo.
Camino de Ronda (Calella de Palafrugell)

Y recuerda que pinchando aquí puedes hacer tu reserva en Booking.com y  pinchando aquí tendrás 30€ de descuento en tu primera reserva con Airbnb!!

Soy Irene, farmacéutica de formación y adicta a viajar. Mi próximo objetivo es recorrerme el mundo durante varios meses, sin prisas. De momento, me conformo con exprimir al máximo esos 30 días de vacaciones al año y escribir en este blog mis experiencias viajeras, normalmente con la mochila a los hombros. Así que... bienvenid@ a mi mundo! Espero que te guste!