Grand Canyon, un sueño cumplido

22.7.14 0 Comments A+ a-



Este día toca cambiar de estado: pasamos de California a Arizona y recorremos una parte de la mítica ruta 66. El trayecto desde Three Rivers hasta Williams, el pueblo más cercano al Grand Canyon, se nos hizo muy pesado y agotador. Tardamos un total de 9h, a través de las carreteras más rectas por las que he circulado y en las que ni presientes el final.
Es divertido ir viendo las típicas gasolineras que parecen abandonadas y a los policías con cara de malotes vigilando desde su coche que ningún conductor se pase de la ralla.

Williams es el típico pueblo de la ruta 66, lleno de tiendas y restaurantes decorados con luces de neón y carteles de chapa. Además tiene el añadido de que pasa por él un antiguo ferrocarril que puede acercarte hasta el Grand Canyon.
En Williams nos alojamos en el Howard Johnson Williams ($91 por noche con desayuno), un hotel correcto con una piscina climatizada. No pudimos dedicarle mucho a este pueblo, así que solo conocimos su cara nocturna cuando salimos a cenar. 
Williams (Arizona)


Al día siguiente cogemos el coche y nos plantamos en unos 30min en la entrada del parque. Aquí podéis encontrar muchísima información, las actividades que se pueden realizar y cantidad de mapas. 

Nosotros entramos por la zona de South Rim, en la cual hay diversos miradores distribuidos en la Hermit Road, desde los que contemplar la grandeza del lugar. Para moverte entre miradores puedes utilizar el servicio de autobús que ofrece el parque o hacerlo a pie, aunque hace muchísimo calor. Este parque es de los más turísticos en los que estuvimos, por lo que en las paradas de autobús suele haber colas y se hace un poco pesado. Hay miradores mejores que otros y hay que tener en cuenta que los cercanos entre sí tienen vistas parecidas. 

En el Grand Canyon tuve una sensación extraña. Es un sitio al el que siempre he soñado ir, se me ponían los pelos de punta solo con imaginarme a mi frente a tal inmensidad. Pero creo que el haberlo visto tantas veces en películas, fotos y documentales, me había creado unas expectativas tan altas que una vez allí sentí que me espera más. Es un lugar excepcional, eso no lo pongo en duda, y es totalmente una opinión personal.
Grand Canyon National Park

Grand Canyon National Park


Después de recorrer varios miradores y de comernos los bocadillos que habíamos preparado, nos fuimos con el coche hasta  Desert View, la entrada más al este del parque. Aquí entramos en la Desert View Watchtower, una réplica de una torre india prehistórica. Desde ella se tienen unas buenas y diferentes vistas del Grand Canyon.
Desert View, Grand Canyon National Park


Ya de camino hacia Page, nuestra siguiente parada, tuvimos la tentación de ir a una de las famosas pasarelas transparentes que los indios navajos han construido por encima del Grand Canyon, por lo que parece que estés volando sobre él. Pero se tiene que pagar una entrada a parte, y nada barata, así que pensamos que no era necesario. Tardamos alrededor de 2h en llegar a Page, que queda en la frontera con Utah. El paisaje se va volviendo más rojizo y más seco si cabe aún. 
De camino a Page


Page está en medio de la nada, al lado del Powell Lake. No hay demasiada oferta de restaurantes, prácticamente se compone solo de hoteles e iglesias! Nos alojamos en el hotel Americas Best Value Inn ($45 por noche con desayuno).

Y recuerda que pinchando aquí puedes hacer tu reserva en Booking.com y  pinchando aquí tendrás 30€ de descuento en tu primera reserva con Airbnb!!

Soy Irene, farmacéutica de formación y adicta a viajar. Mi próximo objetivo es recorrerme el mundo durante varios meses, sin prisas. De momento, me conformo con exprimir al máximo esos 30 días de vacaciones al año y escribir en este blog mis experiencias viajeras, normalmente con la mochila a los hombros. Así que... bienvenid@ a mi mundo! Espero que te guste!